Las exigencias de la vida cotidiana muchas veces nos impiden tomarnos el tiempo necesario para descansar y relajar el cuerpo y la mente como merecen; afortunadamente, existe una forma simple y satisfactoria de olvidar problemas y preocupaciones, recuperando la paz perdida: ¡un buen baño de inmersión!

Si tuviste una semana complicada y ya no le podés ver la cara a tu jefe o a tu profesor de la facultad, mirá los múltiples beneficios que una bañera llena de agua calentita tiene para vos:

Libera la mente: relajarte en agua cálida, con aceites esenciales, refrescará tu memoria, mejorará tu estado de ánimo y calmará cualquier miedo, ansiedad o inquietud que estés sufriendo.

Consejo: para lograr una relajación total lo más indicado es un largo baño en agua tibia con la Espuma en Barra Lavanda, cargada de esencias de lavanda y aromas relajantes, para bajar los decibeles y sentirte en armonía.

Ayuda a disminuir el estrés: un buen baño tibio pondrá tu mente en blanco y te devolverá la tranquilidad perdida tras un duro y exigente día de trabajo.

Consejo: agrega al agua una Bomba de Baño Polonio (de romero y eucalipto, dos agentes anti-tensión de efectividad comprobada, que además levantan el ánimo).

Te relaja para dormir mejor: los romanos fueron los primeros en comprobar las virtudes de un buen baño de inmersión antes de irse a la cama. ¡No lo dudes! Ésta es la mejor forma de relajarse y lograr un sueño rápido y sin interrupciones.

Consejo: llenar la bañera con agua caliente y pasarse por el cuerpo el jabón relajante “Noni Time”. Su fragancia obtenida de aceites de lavanda es la más recomendable para transportarte a un mundo de tranquilidad.
También recomendamos la bomba “Polvo de Estrellas”; su composición de aceites esenciales de lavanda, tilo y manzanilla genera un efecto de aromaterapia genial para irte a dormir hiper relajado –e hidratado-.

Te apoya en el combate contra las gripes, resfríos y alergias: los bruscos cambios de clima que caracterizan este 2017 hacen que todos nos sintamos un poco enfermos, siempre a punto de caer en cama; una buena inmersión en agua tibia ayuda a limpiar los conductos nasales, relajar los músculos y quitarse de encima cualquier virus (el vapor es un descongestionante natural que reduce las molestias en la nariz y limpia las mucosas, drenando la piel y purificando los tejidos).

Consejo: La bomba de baño “Bipolar”, es nuestra solución natural a las congestiones, el dolor de cabeza y el malestar físico general.

Renueva la piel: el agua caliente hace lucir la piel suave y humectada. Se desintoxica, y se acelera la limpieza y el drenaje de la piel (lo que purifica los tejidos).

Disminuye el dolor corporal: un baño puede ayudar a aliviar cualquier tipo de picazón (por eso los doctores recomiendan baños de inmersión para enfermedades como dermatitis o psoriasis) relajando, además, todas las articulaciones y músculos del cuerpo.

Consejo: Después del baño, humectá tu piel con la crema “Pare de Sufrir”, con árnica, manteca de karité y aceites esenciales de menta y tomillo. Alivia los golpes, la inflamación y te hace sentir mucho mejor al instante de usarla.

Sabiendo todo esto, ¿qué esperas para meterte en la bañera?