Se trata de nuevas tendencias para limpiar el cabello rizado de una forma más sustentable y natural. Pero no todo lo que brilla es oro. Algunas de estas técnicas tratan de prescindir el uso de shampoo, otra por lavar el cabello solo con acondicionador.

Los procedimientos son distintos, pero tienen como objetivo principal obtener el mismo resultado: mantener la hidratación y la definición del cabello rizado.


Low Poo

Cada día se suman más mujeres a la onda de rizos perfectos con el uso de productos sin sal, parabenos y siliconas. Lo que nos encanta de esta nueva tendencia, es que la elección del tratamiento capilar debe cumplir con ciertos requisitos, entre ellos: estar compuesto por activos naturales que proporcionen hidratación y máxima definición al cabello rizado.

¿En qué consiste el método Low Poo?

Low Poo en su traducción al español significa “poco shampoo”. Utilizar este tipo de shampoo libre de sulfatos, es ideal para mantener la vitalidad y la hidratación en los cabellos rizados. Este tipo de producto ofrece una limpieza más suave de las fibras capilares y también en el cuero cabelludo. Es decir, limpia en profundidad, pero sin alterar el pH capilar.

¿Cómo es el procedimiento para lavar el cabello con la técnica Low Poo?

La frecuencia depende del grado de resequedad que tengas en las puntas y la oleosidad de la raíz.  Si te lavas el cabello todos los días, intercala el shampoo Low Poo con la técnica Co Wash. Si tienes el cabello mixto, entonces lo mejor será aplicar el shampoo en la raíz y el acondicionador de la mitad del cabello hacia las puntas.


Co Wash y No poo: ¿Es saludable para el cabello?

La tendencia de lavarse el cabello solo con acondicionador es lo que se conoce como co-wash, y una vez a la semana o cada diez días usar shampoo. Mejora la apariencia del pelo.

Se debe tener en cuenta los riesgos de dejar acumular la grasa y la suciedad en el cuero cabelludo, con un co-wash. Esto más allá de ser desagradable y antiestético por el efecto que produce, podría favorecer la aparición de microorganismos e infecciones en la corteza capilar.

La rutina del co-wash se debe alternar con shampoo suaves, con ingredientes naturales para la limpieza del cabello, sin siliconas y sin conservantes.

El método No Poo se inclina por el uso de agua, bicarbonato o vinagre, en lugar de shampoo. Esta moda puede que gane notoriedad, pero sus riesgos son: resequedad del cuero cabelludo, descamación e irritación de la piel.

Las tendencias no-poo no tienen ningún fundamento ya que la suciedad o la falta de higiene en la piel origina parásitos, bacterias originando diferentes afecciones.

Cuida de ti y de tu cabello, pero no te expongas a técnicas que puedan afectar tu salud capilar.