En el mes de la mujer, desde MIES te invitamos a leer sus historias, a sentir orgullo, a disfrutar de vos misma y de transmitirlo. La segunda mujer emblemática es…

Juana de Arco (1412-1431): se han hecho innumerables películas sobre su vida porque logró algo que parecía, a simple vista, imposible, más en esa época brutal y profundamente machista: liderar las tropas francesas derrotando al poderoso ejercito inglés en varias ocasiones, especialmente en Orleans, donde logró liberar a la ciudad del asedio que sufría desde hacía muchos años; finalmente capturada por las tropas británicas, fue acusada de bruja (ella misma reconoció haber comenzado su misión para “salvar Francia” al escuchar la voz de Dios que le hablaba cuando tenía trece años) y condenada a morir en la hoguera. En 1920, el papa Benedicto XV la nombró santa. A ella queremos dedicarle el Jabón Exoliante Fénix, porque renace de las cenizas, porque luego de su calvario fue reconocida como Santa, porque dejó a todos con la boca abierta y demostró que la mujer tiene tanto pero tanto poder, que es inconmensurable. El jabón exfoliante Fénix, combina el poder profundamente desintoxicante del carbón vegetal con la impiadosa exfoliación del azúcar ultrafina, pero todo embebido en la suavidad sin igual de una glicerina transparente. Usalo y brillá con luz nueva.

fenix