La mejor forma de darse un gusto y, al mismo tiempo, sentirse 100% mejor.

Un buen masaje es ideal para esos momentos en que nos duele todo el cuerpo y queremos descargar las tensiones acumuladas durante el día recuperando, al mismo tiempo, la energía perdida sin recurrir a medicamentos. Sus ventajas a nivel físico y mental son innumerables:

Ayuda a mejorar el sueño: un buen masaje asegura una noche de sueño tranquilo y profundo.

Puede descargar tensiones y calmar los nervios: posiblemente el beneficio más asociado con esta milenaria práctica médica: al relajar los músculos, reduciendo el ritmo cardíaco y disminuyendo la presión sanguínea, desaparecen las tensiones acumuladas por los esfuerzos físicos y mentales realizados durante todo el día, dándole al paciente una increíble sensación de paz y tranquilidad.

Colabora potenciando la belleza: Los masajes, especialmente en el rostro, no solo brindan placer: también permiten que la piel se vea mejor al aumentar el flujo de sangre, ayudando a llevar nutrientes a las células y contribuyendo a que los músculos mantengan su flexibilidad por más tiempo.

Ayuda a controlar la depresión y la ansiedad: reduce los niveles de cortisol, hormona que se libera durante el estrés, lo que permite levantar el ánimo y disminuir la presión arterial; también estimula la dopamina, fundamental para combatir eficazmente la depresión.

Puede disminuir el dolor: alivia la tensión en la espalda, ayuda a disminuir la rigidez (especialmente en personas que sufren enfermedades como la osteoartritis), reduce las inflamaciones, mejora la cicatrización de las heridas y termina con problemas recurrentes como las contracturas causadas por la mala postura, un movimiento indebido o el simple estrés cotidiano (la sensación de cargar con un peso invisible pero insoportable sobre los hombros que obliga a las personas a caminar encorvadas).

Es de apoyo en la protección contra enfermedades y virus: impulsa una mayor circulación de la sangre, permitiendo que tanto los órganos como los tejidos reciban más oxígeno, fortaleciendo así al sistema inmunológico.

Puede retrasar el envejecimiento al eliminar las células muertas, permitiendo que la piel se mantenga fresca y lozana, quitando impurezas.

Ayuda en la prevención de la celulitis al disolver los cúmulos de grasa.

Puede evitar hinchazones al facilitar la absorción de líquidos.

Incluso, puede revitalizar la vida sexual al estimular la energía vital y aumentar la sensación de autoestima y bienestar.

SUGERENCIAS.

En MIES tenemos para ofrecerte grandes productos para que tu masaje sea una experiencia realmente única y muy gratificante:

Barra de masajes Superficies de placer: es la opción perfecta para lograr un masaje completo: solo debes apoyar las esferas contra la piel y comenzar a frotarte con ellas: pronto sentirás en todo el cuerpo el triple efecto que brinda este producto diseñado para relajarte, descontracturarte e hidratarte.

Barra de Masaje Bombón: este medallón descontracturante con aroma a coco y crema es ideal para realizar un masaje (y también puedes colocarlo en el agua durante un baño de inmersión para lograr una plena hidratación en toda tu piel).

Disco de masajes Borrón y Cuenta Nueva: además de desinflamar, este producto 100% natural ofrece una completa hidratación gracias a su loción compuesta por árnica. ¡Exquisita!

Barra de masajes Sommelier de Almohadas: para aquellos que les cuesta conciliar el sueño, esta es la barra de masajes ideal. Si tenés unas manos amigas que te la pasen por la espalda, es un viaje de ida hacia las almohadas y el calor que sólo tu camita te puede dar. Su carga de árnica y extractos de alcanfor, te relaja rápidamente porque está cargado de aceites naturales de lavanda, y libera una loción hidratante a base de aceite de coco, manteca de cacao, karité y aceites esenciales.

Te explicamos su forma de uso:

Forma de Uso:

  • Frotá el Disco de Masajes suavemente sobre tu piel hasta notar que tu temperatura corporal ablanda ligeramente su superficie y libera su loción hidratante.
  • Masajeá primero con el disco, apoyando el lado con porotos aduki contra tu piel y presionando ligeramente.
  • Continuá el masaje usando únicamente la loción en tu piel hasta que se absorba.