Ya nos acostumbramos a que nos escriban diciendo “hola chicas”. La verdad, no nos molesta. Pero es gracioso, porque quienes fundamos MIES somos dos chicos. Uno de ellos, Diego, quien les escribe, celebra este año su cuarto Día del Padre.

Para mi marido y para mí es un día muy especial. Quizás porque no se “esperaba” que fuéramos a ser padres. Hace ya 22 años, cuando conocí a Agus, nos elegimos mutuamente y escogimos también vivir nuestra vida sin prestar demasiada atención a lo que opinaran los demás (los demás *siempre* opinan). La verdad es que nunca nos fue demasiado difìcil. Fuimos aceptados en la facu, en nuestras casas, en todos los grupos y trabajos por los que pasamos. Si hubo discriminación, ni nos enteramos. Sí hubo prejuicios, claro, y nosotros también los teníamos. Se cree comúnmente que una pareja gay dura como mucho 2 o 3 años. Se cree que sólo nos interesa vestirnos con plumas y salir a bailar arriba de un parlante. Creo que decepcionamos a más de uno cuando compramos una casa y un perro, cuando nos vestimos pésimo y no tenemos idea de moda ni de celebrities.

Y ni nuestras madres se lo esperaban cuando un dia les avisamos que iban a ser abuelas.

Llegar hasta ese punto no fue fácil, claro. Militar el Matrimonio Igualitario fue intenso, pero era un acto colectivo, éramos parte de los “Guerreros del Arcoiris” y entre todos sacábamos fuerzas para seguir haciendo campaña. Casarnos ante todos nuestros amigos y familia, con nuestro derecho civil recién conquistado, fue una celebración por una lucha ganada. Pero cuando decidimos ser padres, éramos él y yo, solos, y una gran incógnita por delante.

Nuestro hijo llegó un diciembre, y como todos los hijos, revolucionó nuestras vidas. Todo, absolutamente todo, cambió de la noche a la mañana (no nos dimos cuenta enseguida, pero después lo entendimos). Dicen que los chicos vienen con un pan bajo el brazo y debe ser cierto, porque con nuestro chiquitín también nació MIES, casi al mismo tiempo. Nos empezamos a preocupar por la calidad de los productos para la piel de un bebé y nos dimos cuenta que no había demasiadas opciones sanas y naturales. Después llegó la alergia de Rami, mi socio en todo, y ya estaba instalado el germen de lo que sería la cosmética gourmet.

Este domingo celebraremos todos juntos acá, felices junto a nuestro querido niño, quien ya corre desaforado por todos lados, es fan de los dinosaurios, y por alguna razón sabe las letras de las canciones de Enrique Iglesias. Pensando en todos los padres del mundo en MIES ideamos el Combo Grande Pa, con productos diseñados especialmente pensando en hombres. Desde acá, desde nuestra pequeña historia personal, queremos saludar a todos los padres que nos leen en su día.