COCKTAIL_RAMOS

Eran los últimos meses de 2015 y con Rami, mi socio de aventuras, nos sentamos a tomar el milésimo cafecito en De Pan, a sólo dos cuadras de MIES Núñez, y a charlar sobre la expansión. Habían pasado sólo dos años desde nuestra primera bomba de baño, ¡y sin embargo todo había cambiado tan rápido! Ya teníamos dos locales y nuestro propio laboratorio habilitado por ANMAT, y estábamos avanzando con los planes para cruzar el océano y desembarcar en Europa con nuestros cosméticos gourmet.

Queríamos también expandirnos en Argentina, porque queremos tenerte bien cerca (somos pegotosos, qué le vamos a hacer), y la pregunta era DÓNDE. Miramos entonces nuestros reportes de ventas web, y un dato saltó a la vista inmediatamente: Ramos Mejía. Personalmente, confieso que nunca había estado, y siendo un porteño que vive en un tupper, no tenía demasiado claro de qué se trataba. Por suerte Rami es un chico con más mundo, y fue terminar el café, subirnos al auto y enfilar para zona oeste.

restaurante_amelia-tea-house_ramos-mejia_11270631_1836194273272825_6482785589218564816_oLlegar fue enamorarnos de este oasis inesperado. Recorrimos toda la Avenida de Mayo, de punta a punta (hasta nos hicimos un recreo para entrenar en el Sport Club, y preguntar a sus recepcionistas dónde nos recomendaban abrir nuestro local), almorzamos (delicioso!) al aire libre en Amé, y a la tarde nos perdimos -a propósito- por las callecitas internas a mirar casonas, y finalmente cerramos el día tomando un té de señoras 🙂 en Amelia. Apuntes en mano, repasamos las opciones y nos definimos por el local de Bolívar 377.

DSC_0365

Nunca antes habíamos decidido instalarnos en ningún barrio tan rápido, pero es que Ramos nos cautivó. El movimiento de Avenida de Mayo y alrededores, la cantidad de excelentes opciones comerciales (Ramos tiene básicamente *todas* las mejores marcas, y también algunas locales que son hallazgos imperdibles), y todo tan cerca de zonas más tranquilas y residenciales, veredas verdes y mucho, mucho sol.

Así fue que MIES llegó a Ramos. Fue amor a primera vista, y no pudimos resistirnos. Desde entonces cada día que se llena el local de clientas amigas, ratificamos nuestra decisión: acá es donde teníamos que estar.

Igualmente, todavía somos nuevos por la zona y necesitamos recomendaciones de expertos para no perdernos de nada: ¿qué lugares nos recomendás para ir a comer o a tomar algo? ¿Qué puntos de la ciudad no podemos dejar de conocer? Dejanos tus tips debajo en los comentarios!!