good_greenHace relativamente poco (especialmente en Argentina) empezamos a leer sobre empresas que se autodefinían como “verdes”. Los esfuerzos pasaban por reducir el packaging, usar envases reciclables (y en el mejor de los casos, reciclados), reemplazar ingredientes por otros que no dañen la capa de ozono. En muchos (tristes) casos, las empresas se subieron a la moda simplemente agregando etiquetas “verdes” a sus productos o publicidades, y haciendo poco o nada por efectivamente reducir su impacto en el medio ambiente.
En MIES abrimos nuestro primer taller/local en el año 2013, convencidos de querer aportar Bomba_Setnuestro granito de arena. Desarrollamos productos deshidratados (como nuestras espumas en barra), para poder venderlos sueltos y minimizar el uso de envases plásticos, modulamos el tamaño de nuestros productos para que entren todos en una caja pequeña, y buscamos proveedores que cumplieran con una serie de requerimientos de cuidado del medio ambiente. Compramos insumos frescos a proveedores locales en forma directa, y sembramos nuestra propia huerta orgánica para poder autoabastecernos de una gran cantidad de ingredientes recién cosechados.

Por suerte, el público a nivel masivo sigue aprendiendo más sobre el cuidado del planeta, y de todos los seres que lo habitan, y cada vez exige más a las empresas antes de apoyar sus propuestas. Así surgió y creció la tendencia “cruelty-free“, que requiere que las empresas no testeen sus productos en animales, sometiéndolos a una vida corta y sufrida en laboratorios. MIES es una de las empresas locales que adoptó el compromiso de ser cruelty-free en un 100%. Las alternativas que surgen para las empresas son el testeo en humanos (que se presentan voluntariamente, reciben asesoramiento y acompañamiento profesional durante los testeos, y son remunerados por su participación) o testeos in vitro, que por ser muy costosos suelen ser limitados a pruebas de mayor complejidad o productos de mayor sofisticación.

cruelty_free
A partir de 2016, en MIES identificamos todos nuestros productos con el ícono de Cruelty-Free, que refuerza nuestro compromiso por una vida mejor par
a todos, y donde las empresas seamos parte del cambio positivo.

En Argentina todavía es muy costa la lista de empresas que se animan a ser “cruelty-free”. ¿A cuáles conocés? ¿Qué otras acciones te gustaría ver a las empresas locales implementar por el cuidado del medio ambiente, los recursos naturales, y todos los habitantes del planeta? ¡Dejá tus comentarios abajo!